tratamiento-esguince-cervical-accidente-de-tráfico

Recuperarse de un latigazo cervical después de un accidente de tráfico

El síndrome del latigazo cervical es una patología común hoy en día, debido a la gran siniestralidad en la carretera. Llega a ser un verdadero problema de salud pública.

¿Quién no ha sufrido en alguna ocasión un golpe por detrás a baja velocidad, en un atasco, en un semáforo,…?

Este dolor que generalmente aparece a los pocos días del golpe al que apenas hemos dado importancia suele ser una manifestación de este síndrome: el latigazo cervical.

  

¿Qué pasa en el cuello durante el impacto?

El impacto, generalmente posterior, produce un proceso muy brusco de aceleración-desaceleración que ocasiona lesiones de los tejidos blandos, ligamentos y músculos, sometidos a fuerzas importantes e inversas en muy poco tiempo (vaivén).

latigazo-cervical

Generalmente se clasifica este síndrome en grados del 0 al 4, según su gravedad.

La mayoría de los pacientes que visitan nuestra clínicas después de un accidente de tráfico suelen sufrir un síndrome de latigazo cervical (a veces diagnosticado como esguince cervical) de grado 2A y 2B.

Los síntomas que más nos encontramos son los siguientes: cervicalgia (dolor cervical), dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, limitación del recorrido muscular, rigidez de cuello…

Tratamiento del latigazo cervical después de un accidente de tráfico en nuestro centro

Hidroterapia

Nos gusta que el paciente se relaje un  rato en nuestro SPA antes de pasar con nuestro fisioterapeuta. ¡Que mejor para ello que un buen baño caliente con busbujas y cascada! Acompañamos el baño caliente con un rato de baño de vapor (baño turco). Si el caso lo requiere el paciente recibe también chorros de agua a presión (también llamados chorros Kneipp).

Fisioterapia – Masaje

Una vez con el fisio pasamos al masaje manual, indispensable, trabajando a conciencia la musculatura y las articulaciones cervicales.

Suaves estiramientos pero nada de manipulaciones (ya sabes, cuando crujen los huesos…). El objetivo es relajar la musculatura y movilizar las articulaciones. Suavidad y firmeza.

A continuación aplicamos un parafango, que es un barro mezclado con parafina, en el cuello, y te dejemos descansar un rato. Te mereces una siesta, y generalmente encontramos el paciente roncando a los pocos minutos.

Puede que necesites algo más, asi que tenemos preparado nuestra cabina de electroterapia, con corrientes TENS entre otras que te quitarán el dolor, o fortalecerán la musculatura.

No olvidaremos añadir unos minutos de microondas localizadas donde más tensión sientes e incluso una media horita de magnetoterapia.

Para terminar el fisio va a dirigirte en una suave sesión de gimnasia de recuperación en nuestro gimnasio.

¿CUANTO TIEMPO NECESITARÉ PARA RECUPERARME?

La mayoría de nuestros pacientes suelen recuperarse en menos de 10 sesiones. Cada una de nuestras sesiones duran alrededor de dos horas e incluyen todas las terapias que sean necesarias. Nada de hacerte venir a la clínica para 20 minutos de infrarrojos…

Generalmente las recuperaciones se hacen en dos tiempos: en las tres primeras sesiones el paciente suele experimentar una mejoría muy importante que después se va estabilizando. Normalmente el alta se da entre la octava y la duodécima sesión.

En casos rebeldes podemos llegar hasta las 20 ó 25 sesiones. Lo que haga falta para que el paciente se considere a sí mismo curado.

Al finalizar el tratamiento los médicos rehabilitadores emitirán un informe que se entregará a tí (o tu abogado si lo necesita) y a la aseguradora.