esguince de tobillo

Los ligamentos son fibras fuertes y flexibles que sostienen los huesos. Cuando estos se estiran demasiado o se rompen, la articulación duele, se inflama, pierde estabilidad, entrando en un proceso que tiene tendencia a cronificarse si no está tratado con la constancia y eficacia suficiente.

Un esguince es una lesión de estos ligamentos que se encuentran alrededor de la articulación. Esta lesión está provocada por una torcedura o distensión violenta de la articulación.

¿Cómo se produce el esguince? Pueden existir decenas de circunstancias que fuercen una articulación a ir más alá de su movimiento natural. Por ejemplo, corriendo en una superficie inestable o desigual, resbalando en un suelo deslizante, o por un golpe…

El esguince es una patología de las más comunes, que se clasifica según su gravedad:

grados esguince

Esguince 1er grado: Son de menor gravedad, pues únicamente implican discapacidad funcional y dolor leve. El tobillo muestra una ligera hinchazón, a veces ninguna y supone daños menores de ligamentos.

Esguince 2do grado: Daño mayor de los ligamentos, aumenta el dolor y la disfunción disfunción. Hinchazón de la articulación y movilidad anormal. Tales lesiones tienden a repetirse.

Esguince 3er grado: Rotura de los ligamentos afectados. La intensidad del daño, del dolor, y la hinchazón son importantes y existe una pérdida considerable de estabilidad en la articulación. Imposibiidad de pisar.

esguince de tobillo

ACABO DE TORCERME EL TOBILLO ¿QUÉ HAGO?

Primero: sentarse, tranquilizarse y observar la articulación. ¿Se hincha? ¿Me duele? Una vez pasado el primer dolor ¿me sigue doliendo?¿se hincha la articulación?¿Puedo mover el pié? En caso de respuesta afirmativa, todo apunta al esguince.

Al cabo de unos minutos: ¿Puedo pisar? Si la articulación no responde o el dolor es intenso al poner el pié, no insistes y consulta con el médico cuanto antes. Una radiografía y una exploración manual determinará el alcance de la lesión y el grado del esguince. Si estamos entre Grados 2 y 3 puede que el médico decida inmovilizar la articulación. Una férula puede inmovilizar parcialmente la articulación y la zona periférica  durante unos días. No es conveniente prolongar la inmovilización más de lo estrictamente necesario (comentarlo con el médico) para limitar la pérdida de masa muscular y no retrasar la recuperación.

En cualquier caso el tratamiento incluye siempre (o debería incluir): reposo, elevación del miembro afectado, aplicación de hielo (bolsa de guisantes, etc), y algo de compresión (ver tobilleras). Los primeros días andaremos con muleta hasta poder poner el pié sin dolor.

Una vez retirada la férula la visita al fisioterapeuta es obligatoria. Masajes, movilizaciones, trabajo pasivos y activo, electroterapia, termoterapia, hidroterapia, etc. y mucho trabajo en casa.

La recuperación de los ligamentos dañados suele llevar bastante tiempo y lo recomendable es no tener prisa. Lo ideal sería esperar a la desaparición de todos los síntomas antes de volver a la actividad deportiva. Sin embargo las exigencia del deporte de alto nivel o la excesiva autoexigencia de ciertos deportistas amateurs puede llevar a volver al deporte antes de tiempo. Pues bien, hay que ser claro y decir que un esguince mal recuperado (y el tiempo de recuperación suficiente es parte del tratamiento) se volverá a repetir con muchas probabilidades.

Podemos sin embargo dar tiempos estimativos de recuperación:

Actividad normal (no deportiva):

Esguince grado 1: una semana

Esguince grado 2 (leva a moderado): 2 a 3 semanas

Esguince grado 2 (severo): 4 a 6 semanas

Esguince grado 3: 8 a 12 semanas (según estructuras afectadas)

Tener en cuenta que a mayor tiempo de inmovilización mayor tiempo de recuperación.

Actividad deportiva leva a moderada (añadir de 2 a 3 semanas en cada caso)

Actividad deportiva de competición (añadir de 3 a 4 semanas en cada caso), y dependiendo del deporte practicado.

grados esguince

TRATAMIENTO DEL ESGUINCE

No vale dudar: HAY QUE VISITAR EL FISIO sí o sí. El tiempo lo cura todo, es verdad, pero a veces el tiempo tiene que ir acompañado de un buen tratamiento para que la lesión no se cronofique.

Porque si bien el esguince como tal no puede ser calificado como patología grave en la mayoría de los casos, una recuperación mal hecha nos llevará inevitablemente a una repetición de la lesión, una y otra vez.

¿Qué me hará el fisio?

Masajes: inevitable. Ciertas técnicas no son muy agradables pero su eficacia esta demostradísima. Hay que trabajar los ligamentos implicados, drenar hematomas, mantener movilidad, y cuidar mucho la musculatura periférica, la que permitirá la recuperación de la estabilidad artícular.

Vendajes: desde el vendaje drenante, pasando por el vendaje funcional de toda la vida, hasta la aplicación de vendaje neuromuscular (Kinesiotape), es una ayuda imprescindible peeero…sin abusar. No olvidemos que el objetivo del tratamiento deberá ser una recuperación completa de la movilidad y una restauración de la estabilidad y el vendaje en general tiene tendencia a “suplir” la musculatura. Vendaje sí, pero sin abusar.

Termoterapia alterna: utilizar la alternancia del frio y del calor esta muy indicado aunque en principio insistemos más en el frío. La introducción paulatina del calor como elemento compensatorio del frío potencia la acción de este último y en cualquier caso la sesión de termoterapia terminará en frío.

frio-para-esguince

Electroterapia: desde el primer día el fisio aplicará ultrasonidos y diversas corrientes analgésicas (tipo TENS y otras) así como excitomotrices en la musculatura implicada.

Cinesiterapia: gimnasia controlada y dirigida por el profesional destinada a acelerar la recuperación de la articulación dañada y sobre todo a recuperar el control de la articulación (trabajo con bandas elásticas, equilibrio, con platos, etc.)

La vuelta a la actividad deportiva se hará de forma controlada y progresiva, empezando por actividad suaves natación, bicicleta) hasta poco a poco volver a correr.

En nuestra clínica de Alcorcón tenemos costumbre de acelerar los tratamientos de recuperación del esguince utilizando ondas de choque (eso sí, en ciertas fases de la recuperación y con precaución) con resultados muy satisfactorios.

En cualquier caso las palabras maestras de la rehabilitación de un tobillo después de un esguince serán: tiempo (no tengo prisa), trabajo (en la clínica y en casa diario), continuidad (aunque duela, aunque no note enseguida una mejoría espectacular, debo de seguir con el tratamiento hasta el alta definitiva), medios (un esguince NO se cura con una semana de antiinflamatorios y algún analgésico, debo acudir a una clínica debidamente equipada).

ondas de choque esguince

ondas de choque esguince

Automasaje de mantenimiento